Periodista

El dedo de las primarias

Si las primarias del PSC han sido lo que algunos narran y otros me han comentado, menuda broma de mal gusto para los que se creyeron la renovación democrática de la que hacían bandera. Eso sí, no se alarmen por los resultados, si de verdad hubo trampa ya se lo encontrarán los candidatos. La trampa política florece y se descubre del mismo modo que una mentira, mientras se sostenga todos contentos, cuando se destape nadie sabrá nada. ¿Cuando lo sabremos? En las municipales del 2015, allí veremos si esos colectivos que algunos señalan como progresistas tendrán el mismo ímpetu para votar.

El dedo

El debate que se está generando a raíz de las primarias gira alrededor del dedo que señala la luna. El dedo nos dice que las quejas se sostienen a partir de ideas xenófobas y racistas, cuando en realidad el eje central del debate debería ser la facilidad con la que se puede maniobrar para inclinar una balanza electoral. Dicho de otro modo, esto eran unas primarias hechas de barro, con una participación de 7.415, muy por debajo de los 8.661 que avalaron a los candidatos, y a pesar de esto, hubo maniobras para manipularlas. ¿Me pueden decir qué puede llegar a pasar en elecciones donde la participación es superior al millón y medio? ¿Se pueden imaginar hasta donde podrían llegar algunos si se celebra la consulta soberanista?

El frío y la indiferencia que han provocado estás primarias tras todo lo publicado y que “habían de reencontrar el socialismo catalán”, lo vemos en el ganador de estas. A mi todavía me parece raro que Jaume Collboni, el ganador de la primera vuelta, se haya felicitado antes por Twitter por la victoria de Anne Hidalgo en la alcaldía de París que no por la suya en las primarias.

Es una lástima que el único gran partido que ha optado por unas primarias abiertas haya dejado este gusto amargo. La segunda vuelta que se celebrará el próximo 5 de abril veremos qué participación habrá, bajar de los 7.415 votantes sería un fracaso.

Close
Benvingut a joansole.cat
També em pots seguir a les xarxes socials