Periodista

El hashtag protesta

hashtag-sintaxis

Ayer por la tarde, en un momento de tiempo perdido, encontré una viñeta que resumía el espíritu de lucha de la sociedad actual de una manera muy fidedigna. Un bloque de pisos, con vistas a la calle, contempla como un atracador roba a una chica. En las ventanas, los vecinos contemplan la escena y deciden actuar escribiendo en sus móviles y ordenadores un hashtag. Etiquetas que eran una cosa así como: “#helpher” “#helpingher” y “#prayforher”. “Ayudémosla” “ayudándola” y “rezando por ella”.

Es la protesta del siglo XXI, un modus de actuación inmóvil, quieto y de implicación relativa. Es más fácil involucrarse, y olvidarse. No me cansaré de decirlo, la campaña “#bringbackourgirls” del mismo modo que apareció se disolvió. Y lo hizo con miles de ciudadanos pulsando “like”, “RT” y “FAV” a textos y fotografías de famosos, políticos y conocidos. El ciudadano se identifica con la protesta, pero pierde el interés. En la línea de cómo se mueve el mundo de hoy en día, inmediatez, rapidez, 140 caracteres, implicación superficial, selfie y a hablar de otra cosa. La página web bringbackourgirls.us nos recuerda que hoy, 14 de enero, se cumplen 274 días de la desaparición de 230 chicas. Lo hace con el ánimo de mantener el grito de ayuda que hace nuevo meses millones de personas situaron en las portadas de los medios de comunicación.

Trending topic mundial

La mejor manifestación, actualmente, es ser trending topic: “twittear masivamente a las 19:15h con el hashtag “x” para conseguir “x””. Hacer constar tres palabras unidas por una almohadilla y esperar a que la solución se presente desde el sofá.

Manifestación sedentaria, cambio de foto de perfil y de portada. Ayer “je suis Charlie Hebdo”, mañana completaré la mitad de la campaña “#IceBucketChallenge, me grabaré echándome agua helada por encima y me olvido de la donación. Una implicación que se conoce popularmente como “postureo”. Después nos preguntamos, ¿cómo podemos permitir que esto pase? Igual que el ladrón, lo peor que le puede pasar es que sea tendencia en Twitter. Si ningún vecino baja a ayudar a la chica, el ladrón seguirá y seguirá.

Close
Benvingut a joansole.cat
També em pots seguir a les xarxes socials