Periodista

No es país para consultas

El miércoles 15 de octubre, el diario británico ‘The Guardian’ publicó un editorial sobre el proceso catalán en el cual se pedía al gobierno central que se pusiera manos a la obra y se enfrentara a este con una votación legal y acordada. Hoy, 28 de octubre, leemos como la consulta que no nos merecemos ni queremos, despreciada y hazmerreír de la clase política española, va camino de ser impugnada.

Bajo los paraguas de la legalidad y la democracia, el gobierno de Mariano Rajoy, como diría el diario británico, pierde otra oportunidad para poder exhibir en el mundo que ellos también pueden y quieren dar voz a un pueblo que pide una votación que fue posible en Escocia y en el Quebec y que, por más inri, fue ganada por los partidarios del “no”.

En el párrafo final, el editorial sentenciaba: si muestras a la gente que su derecho a decidir si marchan de la unión no está disputado, si hay recepción a las quejas de estos y se demuestra afecto sincero a la mayoría que quiere marchar, las posibilidades de que estos decidan quedarse son más altas. Descartado el pacto fiscal, suspendida la consulta y con la maquinaria preparada para impedir un proceso participativo, la estrategia del ejecutivo de Rajoy parece querer que Cataluña se marche.

Sólo puedes jugar con mi pelota

Sáenz de Santamaría exponía, igual que lo hizo Rajoy, que el proceso participativo del 9 de noviembre es “antidemocrático” y que carece de todas las garantías democráticas cómo para hacerse posible. La primera consulta, la que se tenía que hacer con todas las garantías necesarias, tumbada por quienes las reclama y nunca las facilitará. Jugada maestra. Es cómo si le quitamos la pelota a unos niños que juegan a fútbol, estos se hacen una de papel y se le decimos que no se puede jugar a fútbol con una pelota que no es de cuero. No queremos que jueguen.

Solo las elecciones permitirán las garantías necesarias para votar. Triste decirlo, España no es país para consultas, tanto catalanas como canarias.

Close
Benvingut a joansole.cat
També em pots seguir a les xarxes socials